Categorías

¡Lo más vendido!

Promociones especiales

Buscar en el Blog

Los 5 trucos con que te esconden el azúcar

Publicado el 15/06/2016

Truco nº 1

Muchos tipos de azúcar acaban al final de la lista de ingredientes. Los ingredientes deben estar ordenados en función de la cantidad en que están presentes, pero los fabricantes suelen usar más de un azúcar en la formulación. Por ejemplo: sirope de glucosa-fructosa, azúcar invertido, dextrosa y polvo de suero de leche. De esta manera el azúcar no está en la primera posición sino en los puesto 3, 5, 9 y 10, por ejemplo.

Truco nº 2

“Sólo con endulzantes naturales”, con fructosa, concentrado…El término natural suena a sano y se vende muy bien, pero estos términos no se refieren a los azúcares que de forma natural forman parte de un alimento, sino a extractos altamente concentrados y que se han sometido a muchos procesos industriales. El "azúcar de frutas"  no es nada más que una mezcla de fructosa y glucosa que es prácticamente igual que el azúcar común. Los concentrados son otro ejemplo: las vitaminas, los minerales y la fibra que tienen las frutas en estado natural se han perdido por completo.

Truco nº 3

¿Maltodex…qué? En cuanto el consumidor ve la palabara "azúcar" ya sabe a lo que atenerse. Si pone "sirope" aún lo puede entender, pero muchas veces no es tan sencillo. Cada vez más fabricantes utilizan nombres como "maltodextrina", "oligofructosa", "dextrosa", sustancias que en realidad son azúcares.  

Truco nº 4

“Bajo en grasa” y “bajo en azúcar”. La grasa y el azúcar son portadores de sabor: si hay menos de uno de ellos en un producto, tiene que haber más del otro. Por otra parte, la palabra "bajo" no significa que tenga "poco". Según la normativa alimentaria, “bajo en azúcar” sólo significa que es un 30% menos dulce que un alimento del mismo rango. Así que “bajo en azúcar” aún puede significar que el producto está compuesto por más de la mitad de azúcar...

Truco nº 5

En la etiqueta se puede informar del contenido de azúcar de una ración en relación al consumo diario recomendado. La trampa consiste en que los fabricantes establecen una ración pequeña. Por ejemplo, para los cereales de desayuno eligen una ración de 30 g, pero los consumidores toman el doble o más. Aún es más grave la práctica de tomar los valores de referencia para un adulto medio en productos para niños. 

Por otra parte, las recomendaciones oficiales son muy altas. La Unión Europea estipula como aceptable el consumo de 90 g de azúcares añadidos al día. En cambio, la Organización Mundial de la Salud recomienda no superar los 25 g.

Fuente: http://www.elcorreodelsol.com/

COMENTARIOS

No hay comentarios de clientes por ahora.

Añadir un comentario

Categorías

¡Lo más vendido!

Promociones especiales

Buscar en el Blog